Las Mejores Imágenes de Amor para Militares

Las Mejores Imágenes de Amor para Militares

Hemos encontrado algunas de las mejores imágenes de amor que gozan de un lugar destacado en el ámbito militar. Esto a causa del gran impacto que tuvieron en el momento en que fueron tomadas. Por lo que, mientras se las mostramos, también iremos dando a conocer algunas historias de amor romántico protagonizadas por hombres y mujeres militares, las cuales bien podrían haber dado origen a muchas imágenes interesantes para la posteridad.

De modo que, las historias de amor románticas de la vida real son, en la mayoría de los casos, mucho mejores que las de una película. Olvídese de filmes tan conocidos como Querido John, Top Gun y Pearl Harbor, porque algunas de las historias de amor militares más románticas provienen directamente de la vida real. Mientras que, leer algunos libros y cartas de amor de parejas destrozadas por la guerra, bien podría ser lo más lindo que uno puede llegar a hacer en el Día de San Valentín o en cualquier otra situación. Aunque, no le juzgaremos si en algún momento decide agarrar una caja de pañuelos. Porque estas historias son reconfortantes y hasta trágicas.

El veterano más viejo de la Guerra Revolucionaria también tuvo el matrimonio más largo del mundo

Daniel Bakeman, quien luchó activamente en la Guerra Revolucionaria, vivió el tiempo suficiente como para ver el final de la Guerra Civil, muriendo a los 109 años de edad. Su esposa Susan había muerto unos cuantos años antes, haciendo que el matrimonio contara con una duración de nada más y nada menos que 91 años. Aunque, si bien es cierto que las fechas han sido constantemente debatidas, la pareja parece haberse casado cuando uno de ellos tenía 12 y el otro 14 años. Además, ambos tenían ocho hijos y al mismo tiempo soportaron una gran variedad de dificultades.

Este militar no sólo sirvió en una guerra que duró unos 10 años, sino que también se mudó en varias oportunidades luego de sobrevivir a incendios en tres ocasiones diferentes. Se le describió en cierto momento como “un hombre de gran ingenio y espíritu… amante de la vida”. Mientras que, Susan siempre se mantuvo muy activa. A pesar de que vivió hasta los 105, ella todavía era capaz de montar su caballo y cabalgar para visitar al resto de la familia durante sus últimos años.

Una mujer cruzó las líneas enemigas solo para cuidar a un soldado herido

Arabella Barlow era 10 años mayor que su marido de nombre Frank. Ella era una literaria que había sido educada de Nueva York, y Frank era un abogado. Ambos se casaron el 20 de abril de 1861, siendo este el mismo día en que Frank se alistó en el Ejército de la Unión para luchar en la Guerra Civil. Durante los años siguientes, Frank luchó en varias batallas y fue rápidamente promovido. Mientras que, Arabella se ofreció como enfermera y de vez en cuando lo visitó. Así que, durante el transcurso de la batalla de Gettysburg, Frank fue gravemente herido justo cuando le dispararon varias veces en un lado y la retaguardia. Un general confederado lo encontró tirado en el campo de batalla y le dio un poco de agua.

Barlow le dijo al enemigo que su esposa estaba muy cerca, y que él deseaba darle un mensaje a ella. Por lo que, Arabella fue escoltada a través de las líneas confederadas hasta donde estaba Frank. Aunque los doctores confederados pensaron que él no sobreviviría, Arabella cuidó de él y logró salvarle la vida.

Un soldado de la Guerra Civil murió en los brazos de su amada

John Pelham era un artillero confederado que durante un invierno en Fredericksburg, VA, entabló una amistad con Bessie Shackelford. Él y un amigo hicieron un puente de tablón a través de una calle fangosa para poder visitar a Bessie y a sus cinco hermanas. Mientras, montaba un caballo en la escaramuza cercana a Ford de Kelly, un proyectil de artillería hirió a Pelham. Este fue llevado de vuelta a la casa de Shackelford, donde Bessie le vistió y le lavó la herida que le fue propinada en la cabeza. Pero, su amante moriría más tarde esa noche.

Una pareja de la Segunda Guerra Mundial se reencontró a través de la Internet 70 años después

Norwood Thomas era un estadounidense que se había establecido cerca de Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Allí conoció a una joven británica, Joyce Durant. Ambos se enamoraron, intercambiando cartas y regalos durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Llegado el día D, Thomas salió en paracaídas hacia Normandía con el 101° regimiento aerotransportado. Después de la guerra, Thomas volvió a casa y Durant se trasladó a Australia. Ambos perdieron contacto y se casaron con otras personas.

Aunque, 70 años más tarde, cuando Durant logró hacerse con una computadora, ella lo contactó y se conectaron vía Skype. Thomas era viudo y Durant se estaba divorciando. Pero ellos sólo deseaban poder abrazarse de nuevo. Con la ayuda de la página GoFundMe y de Air New Zealand, Thomas voló a Australia en 2016 para que ambos pudieran reunirse en persona para el día de San Valentín.

La Guerra Fría los separó durante 11 años

Woodford McCellan, un americano, se reunió con Irina en Rusia en 1972 cuando estaba de visita con un grupo turístico. Este obtuvo una visa temporal y los amantes se casaron en 1975. Pero fueron separados unos meses más tarde cuando el visado de McCellan expiró y este tuvo que regresar a los Estados Unidos. La pareja pasó los próximos 11 años tratando de reunirse, pero la política rusa durante la Guerra Fría hizo que esto fuera imposible. Por si fuera poco, se le negó el permiso para visitar Rusia, y también se le negó el permiso para emigrar a América. Irina finalmente fue autorizada a venir a América en 1986. Ella contó sus luchas en su libro.

Un prisionero de guerra escapó de prisión para tener un romance con la hija de un trabajador nazi

Cuando Hitler invadió Checoslovaquia el 1 de septiembre de 1939, el peluquero británico de 20 años Horace Greasley fue reclutado para servir en el ejército. Desafortunadamente, el peluquero aspirante era mejor con las tijeras que con un rifle, y por ello fue capturado y posteriormente enviado a un campo de prisioneros polaco casi de forma inmediata. La mayoría de la gente estaría demasiado devastada por este giro en los acontecimientos como para pensar en escoger posibles oportunidades románticas, pero lo cierto Horace Greasley no es como la mayoría de la gente.

A los pocos días de su encarcelamiento, logró conocer a Rosa Raubach, la hermosa hija del director de la cantera del campo, y ambos comenzaron un romance secreto que duró casi un año antes de fuera trasladado a otra prisión. Pero la historia no termina aquí, ya que en lugar de renunciar a su novia de prisión, Horace decidió que estaba a la altura del reto, y continuó con la relación bajo las narices de los nazis. Con la ayuda de sus amigos, se arrastraría bajo una sección de alambre de púas para lograr escapar de nuevo a su antigua prisión, y así reunirse con el amor de su vida, en lugar de buscar un camino seguro a territorio neutral.

La pareja mantuvo este encuentro prohibido unas tres veces por semana durante unos cinco años. Sorprendentemente, Horace y Rosa nunca fueron descubiertos por los nazis. Lo único que detuvo a la pareja fue la liberación de Polonia al final de la guerra, cuando ambos se fueron por caminos separados.

 

code Copie y pegue este código en su sitio web.